martes, 16 de abril de 2019

¿Por qué corro?




O Más bien debería decir ¿por qué troto? En estos momentos de mi vida para mi correr es tener un momento para mí, desconectar de todo, encontrarme conmigo, olvidarme de esta vorágine que tenemos por vida, respirar aire fresco, ver los problemas con cierta distancia, pensar, no pensar en nada, cargarme de energía, ver las cosas con otra perspectiva, todo esto es para mí correr ahora . Sólo por una de esas razones ya merecería la pena que lo hiciera.

Yo corro o más bien troto, entrenar es algo serio, tiene un plan de entrenamiento y te esfuerzas en seguirlo y en mejorar, yo no. Yo simplemente cuando tengo un hueco que muchas veces no se ni cuándo va a ser y que suele ser en horas que poco apetece, como nada más comer o a última hora del día cuando ya no puedes ni con tu alma y además vas con el tiempo encorriéndote por todo el resto de responsabilidades que tienes, hago el esfuerzo y salgo a tener mi pequeño momento, mi vía de escape. En estas circunstancias, simplemente el echo de salir a correr lo considero un mérito y ya no te cuento cuando me vengo arriba y me apunto a alguna carrera.

Casi siempre salgo a correr con Joyu y eso tiene sus ventajas: el paseo ya lo hemos dado, estamos juntos, compartimos momentos, corremos por campos o el monte y lo llevo suelto así que va su aire. Y aquí vienen los inconvenientes: tengo que estar pendiente porque a veces se queda muy atrás oliendo hierbas, corriendo por los charcos, ve a otros perros o pasa algún coche o tractor de algún agricultor y tengo que pararme para cogerlo. Así es bastante difícil intentar llevar un ritmo constante, coger ritmo,  hacer cambios de ritmo (bueno los hago, para, continúa, vuelve la cabeza para ver por donde va, saca un poco de aire para llamarlo porque se ha metido en una acequia…) pero a pesar de todo prefiero cien veces salir a correr con Joyu que sola.

La verdad que empecé a correr más a raíz de no subir tanto a la montaña, es una manera de con poco tiempo descargar mucha adrenalina o tensión y le empecé a coger el gusto a eso de correr por los campos y el monte. Puede resultar difícil entender que subir por unas cuestas que te dejan sin aliento, que no puedes ni con las pestañas y acabas matada te puedan llenar tanto y hacerte sentir tan bien.

Da igual que corras mucho o poco, rápido  o despacio, al final las sensaciones que vives, las vives igual, los lugares por los que pasan unas y otras son los mismos y eso es lo que vale. Mucha gente puede pensar que no entreno mucho, y es cierto, es que no entreno, si por mi fuera haría más deporte, no sólo correr, sino más montaña, coger la bici, algo de pilates…pero la situación es la que es y para mi correr es mi momento y eso es más que suficiente, me hace sentir que estoy viva y que todo esto merece la pena.

No tengo que compararme con nadie, ni siquiera conmigo misma, de echo me he dado cuenta que casi corro a la misma velocidad salga a hacer 6, que 8, que 10 o 12 km, incluso si hay desnivel y eso es porque pongo el automático y salgo ahí afuera a sentirme un poco más parte de esta naturaleza y estar contenta por sentir, vivir, respirar y poder gozar de todas esas sensaciones.

domingo, 24 de marzo de 2019

Castillo de Loarre y otras excursiones



¿Qué decir del castillo de Loarre que no se haya dicho o escrito? Es conocido por todo el mundo y declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional desde 1906. Un lugar que a pesar de ser tan conocido y famoso, sigue impresionando todas las veces que lo visites.

Si no has ido nunca al Castillo de Loarre, es una visita que debes hacer alguna vez y si y has ido es un lugar al que seguro no te importe volver y visitarlo porque el entorno merece la pena.



El Castillo de Loarre se puede visitar por dentro a tu aire y también cuenta con guías que te van explicando toda su historia y fases de construcción que te ayudarán a comprender mejor todo lo que ves, la verdad que merece la pena. Lo único malo es que no puedan entrar perros, esto me choca porque tampoco es un sitio que puedan romper nada y con no subir a los torreones sería suficiente, en otros países que hemos visitado como Francia (Carcassone o Castillo de Foix por ejemplo)  o  en Córcega  hemos entrado con Joyu a los castillos y monumentos sin problema.





El entorno del castillo es impresionante, la visita al castillo puedes completarla con una comida o merienda en las mesas que hay en la zona o en cualquiera de las explanadas alrededor del castillo y que cuentan con unas increíbles vistas.

Además en la misma zona tienes otras excursiones a realizar:


  •  Subida al Puchilibro: el camino sale desde el mismo aparcamiento y esta indicado con postes. Cuenta con un desnivel de + 550  y unas 3 horas ida y vuelta.

  •  Ermita rupestre de la Virgen de la Peña de Anies. El Sendero sale al lado del Centro de Interpretación y dura unas 3 horas ida y vuelta y un desnivel de +185m. Esta ermita cuenta con un espectacular emplazamiento y está totalmente integrada en la roca. También se puede acceder directamente desde Anies o incluso llegar en coche hasta sus inmediaciones.

Si quieres conocer más sobre las visita al castillo y sus horarios, te dejamos el enlace a su web.

¡Volveremos al Castillo de Loarre!




S





viernes, 8 de febrero de 2019

Ermita de Santo Domingo (Huerto): Piedras sagradas


Increíble que este sitio tan curioso todavía no lo conociéramos estando a 1km, está claro que a veces no conocemos lo que tenemos bien cerca. La Ermita de Santo Domingo en Huerto (Huesca) se encuentra catalogada dentro de las denominadas Piedras Sagradas y que son espacios sacralizados, lugares donde se realizaban rituales paganos con el protagonismo de formaciones rocosas.

Ermita de Santo Domingo en Huerto

Ermita de Santo Domingo: Piedras Sagradas


Esta ermita cuenta con su propia tradición y todos los 8 de mayo se celebra la Romería de los palos, pero también hay otras fechas en las que se celebran romerías en las que los vecinos de los pueblos de alrededor como Alberuela y Usón se dan cita aquí.

Para llegar se coge la Nacional Huesca-Sariñena ya  la altura de Huerto se coge un desvió a la derecha que te lleva directamente a la Ermita y se encuentra más o menos a 1km del pueblo. Nosotras no la encontramos tan fácilmente, nos metimos por otro desvío, al no tener claro que iba por buen camino pregunte a una mujer que iba paseando y me dio unas indicaciones con las cuales aparecí de repente en un camino estrecho en el que era imposible dar la vuelta así que no me quedo otra alternativa que seguirlo y seguirlo y subir y subir que no tenía yo claro sino me iba a quedar a medio camino en una cuesta con la furgoneta por ese camino y semejantes baches. Al fin llegamos a lo más alto y las vistas eran impresionantes, aparecimos arriba de Alberuela de Tubo, se veía toda la Gabarda y los Torrollones y estaba ya atardeciendo así que la verdad que a pesar de la confusión mereció la pena. Di la vuelta como pude arriba (el camino seguía por arriba bordeando por la orilla del cortado) y me tomo nota para ir otro día por allí corriendo o andando (nada de vehículos).





Ya de bajada y llegando a la carretera principal volvimos a ver a la mujer que me paro y me pidió disculpas porque se había confundido y me indico el desvío correcto. Ahora sí que llegamos a nuestro destino (siempre me tiene que pasar algo, eh?) y la verdad que me encantó el sitio, una ermita integrada con las rocas y la montaña, es realmente curiosa. Leyendo luego más detalles del lugar, podéis verlos en el siguiente enlace que habla en concreto de esta Ermita de Santo Domingo me he dado cuenta que no me percate de muchas cosas que aquí nombran, sobretodo inscripciones, tallas en la pared y el supuesto altar pagano, así que desde luego hay que volver otro día.

Y así de bonito se veía el pueblo desde la Ermita.

Huerto, Huesca


viernes, 1 de febrero de 2019

YOGA Y TRAIL CON LAS ADEBANAS


Montañeras Adebán, club de montaña del que soy socia organizaba este fin de semana una jornada que me parecía muy interesante, el viernes Yoga para montañeras, enfocado a la flexibilidad y el sábado trail por los montes de Cuarte y Cadrete así que me apunte.




El viernes prometía una sesión de dos horas de relajación, bueno eso creía yo, porque de eso nada, acabamos reventadas, luego he leído más sobre este yoga que se llama Vinyasa y es el yoga más activo, ya te digo que sí, yo sude y todo. Se trabajan posiciones invertidas y la flexibilidad, pero también el equilibro, muchas posiciones que aparentemente parecen fáciles pero si le añades el equilibrio ya no lo son tanto, o posiciones que además de estirar los músculos cargas toda la fuerza sobre un único punto te hace estar en tensión, aunque se supone que tiene ser todo fluido. La verdad que nuestra impresión en general es que te crees que estás en forma, pruebas otro deporte u actividad y ves que no estás tan bien como te crees. Además que yo creo que íbamos con la idea de que iba a ser todo como más relajado y salimos agotadas, además ¡¡2 horas!!!




El sábado tocaba trail, el día salió lloviendo, pero nadie decía de no ir….así que yo creo que unas por otras nadie anulo la quedada y allí estábamos todas listas para correr. Como era iniciación para algunas fue bastante relajado el ritmo y nos paramos muchas veces, además el día no era el mejor, un viento huracanado que se te llevaba, así que si después de esto todavía quieren hacer trail son unas campeonas.






Y el día aún termino con una sorpresa Katherine nos trajo comida y bebida típica de su país y contándonos algunas tradiciones de Navidad.



Correr no se si corrimos mucho pero nos airemos bien en todos los sentidos, jejejejejej Ya estamos pensando en la próxima: ¿trail y cata de vinos? ¿trail y barbacoa?

lunes, 7 de enero de 2019

Las Calmas por Nueno


Con tantos excesos y descontrol estos días de Navidades apetece aprovechar que el lunes es fiesta para que nos de un poco el aire y estirar las piernas.

Al final nos juntamos Luis, Bea, José, Ivan, Marta y yo (Fede sólo vino a la parte culinaria). Decidimos subir a Las Calmas, pero en lugar de por Arguis por Nueno que es la cara sur, no había subido por este lado así que me pareció bien para hacer diferentes rutas y ver cómo es la subida por el Sur.

El sendero comienza al final del pueblo arriba, el coche se puede dejar en la entrada de Nueno, en el aparcamiento que hay. La excursión está perfectamente marcada en todo el recorrido así que es imposible perderse. La primera parte es muy árida, pero la verdad es que las vistas cuando mirabas hacía abajo estaban muy bonitas porque estaba todo como cubierto con una niebla que le daba un toque especial.

A lo largo de la subida nos encontramos los pozos de hielo de Las Calmas (antiguamente estos pozos de hielo servían para guardar el hielo y luego venderlo en Huesca, hoy en día resulta difícil pensar en esta profesión.

Uno de los pozos de Hielo de Las Calmas


Llegamos a un collado que indica a la izquierda Gratal y recto hacía Las Calmas. Si todo el camino habíamos ido solos en este punto nos encontramos con bastante gente, todos los que han subido andando por el otro lado (por Arguis) y un grupo también de ciclistas que habían subido por la pista. 
Este va a ser el punto más concurrido de toda la excursión. Desde aquí ya queda muy poco para la cima. Cuando llegamos nos encontramos un Belén en la cima y las vistas desde arriba nos dan una visión amplia de todo el pirineo y más en un día despejado como este. Firmamos el libro y para abajo que hemos reservado en La Olivera para comer (yo creo que por eso se animo tanta gente a la excursión, la motivación era ir a comer a La Olivera, jejejeje)

Gratal al fondo

Llegando a la cima de Las Calmas


Con el aire que hacía en Zaragoza y aquí en Guara un día buenísimo, hasta nos echamos las cervezas en la terraza. La comida como siempre muy buena y abundante, siempre da gusto venir aquí a comer.

La excursión son unas 4 o 4:30 ida y vuelta y un desnivel de unos 844+. A mi personalmente me gusta más la subida por el  pantano de Arguis, no me pillarán aquí en verano. Por el otro lado encontramos más vegetación y es más frondoso, de tiempo yo creo que es bastante parecido.

¡Ojala todos los lunes fueran así!





sábado, 29 de diciembre de 2018

Despidiendo el año: Pico Bacías (2.750)



Me apetecía terminar el año haciendo montaña y pisando nieve, crampones, piolet, vamos lo típico de invierno. Como este plan nos apetecía a varias, decidimos subir al Pico Bacías que ninguna habíamos subido y se encuentra en la zona del Balneario de Panticosa. Es un pico muy frecuentado en esta época para hacer esquí de travesía pero este año me parece que tendrán que esperar un poco más.

El desnivel del pico Bacçias es de 1.150 +, se sale desde el balneario de Panticosa donde las escaleras a la derecha que comienza la GR11 que lleva a Bujaruelo. La primera parte transcurre por un sendero que va subiendo en zigzag por un pinar. Esta zona nos la encontramos con hielo y a la bajada estará mucho peor. Una vez que salimos de esta zona ya es nieve y se puedan andar perfectamente, toda la senda está bien marcada porque es GR11. Destacar que durante toda la subida podemos ver enfrente la ascensión al Algas, Argualas y Garmo Negro.

Llegamos a los ibones de Brazato ( ibón superior) este lugar ya merece la pena para hacer una excursión, hasta aquí ya serían unas 2 horas y unos 800+. Es una buena opción para quien no se atreva/pueda a subir más arriba o cuando se tenga menos tiempo pero se quiera disfrutar de un paisaje de alta montaña. Nosotras aquí hacemos parada para hacer unas fotos y comer unos frutos secos.




Ibón superior de Brazatos


 Seguimos por la izquierda del ibón y una ve arriba ya nos ponemos los crampones, ahora hay que atravesar una zona más expuesta y hay bastante viento. Yo todavía no sé si pasaremos esa zona porque voy con Joyu y no tengo claro cómo pasará esa zona, desde donde nos ponemos los crampones no la veo muy segura y la nieve y hielo no está muy estable (es el problema de que no esté haciendo el frió ni nevando lo propio de está época). Comenzamos la zona que me parece más delicada y vamos con cuidado, se nota que hace días que no me pongo los crampones y además voy pendiente de Joyu, pasamos la zona y llegamos al  collado de Brazatos (2.580m), la vuelta ya veremos cómo la hacemos.

En el collado de Brazatos hay bastante viento también que levanta la nieve suelta y no deja ve nada, de echo las huellas se van enseguida. La subida al Pico Baciás se ve ya claramente, nos quedan desde aquí unos 200+.

La cima se ve lejos y hay una buena subida por todo sombra, ¡venga! ¡Vamos para allá! Joyu se lo está pasando genial en la nieve, pero empieza a estar molesto con las bolas de hielo que se le están agarrando en las patas y pezuñas y se para para intentar quitárselas. A ver si no nos cuesta mucho subir y nos da el solete en la cima. La subida aunque directa se hace bien, llegamos a la cima ¡Misión cumplida! La idea era haber brindado con una cerveza y unos bombones que había subido Rebeca por su cumpleaños, pero pega una ventisca que preferimos ver el paisaje, hacer unas fotos y e ir bajando.




Las vistas desde arriba son impresionantes, montañas y montañas nevadas, las nubes…Pico Bacías al lado de semejantes moles parece pequeño pero no deja de ser un pico alto que al lado de todos los tresmiles que tiene a su alrededor lo empequeñecen.
Hacemos la bajada por el mismo sitio, nos hemos quedado congeladas en la cima, así que tenemos ganas de llegar a la zonz del ibón donde ya no pega el viento y da el solecito.



Qué ganas tenía de hacer una excursión de este tipo. Y qué suerte haberla realizado con Estela, Rebeca y Ainara que se unía a nosotras en el ibón de Brazatos.  

¡No podía terminar de mejor manera el año!

sábado, 8 de diciembre de 2018

Laguna de Sariñena y sus grullas


Menos conocida  que la laguna de Gallocanta es la Laguna de Sariñena pero también es lugar de paso para gran cantidad de aves migratorias, entre otras las grullas, pero también garzas, gaviotas, aguilucho lagunero y muchas más, hasta 200 especies de aves diferentes se han llegado a catalogar.
Se encuentra en Huesca, en la comarca de los Monegros y es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Cuenta con un centro de interpretación, esta vez no entramos porque hace unos años ya vinimos y lo visitamos. Si no ha cambiado pero resulto demasiado básico y muy enfocado al público escolar, creo que se le podría sacar más partido y ser un tanto más detallista, para esta zona este es uno de sus atractivos, debemos hacerlo lo más atrayente posible.

Hay algunas rutas alrededor de la laguna para realizar andando y en btt pero están un poco abandonadas, o al menos el día que nosotras estuvimos apenas se veía por dónde había que ir.
El espectáculo al atardecer es increíble y se puede apreciar como poco a poco van llegando bandadas de aves que se van dejando llevar por las corrientes de aire, son tantas que hacen figuras conforme van avanzando. Bajan hasta el agua para beber, se cruzan diferentes tipos de aves, nosotras como no distinguimos sólo vemos que  son diferentes, pero para cualquier entendido en aves y pájaros esto debe ser una fiesta (ya lo es para mí que no entiendo…). La llegada de grullas junto con los colores del atardecer son increíbles y bien merece acercarse una tarde o amanecer para contemplarlo y más si se vive cerca.
En invierno es destino de 12000 aves que invernan aquí y paso migratorio de unas 100000.
Existen también visitas guiadas para grupos, para ello se puede hacer llamando al biólogo responsable del centro de interpretación Ramiro Muñoz 607849963 o con el Ayuntamiento de Sariñena.

domingo, 21 de octubre de 2018

Punta Cochata y Pico Tarmañones



Excursión que me ha sorprendido gratamente, una ruta muy bonita, entretenida y no muy conocida. Puedo decir que no nos hemos encontrado con nadie en toda la excursión excepto con las vacas, alguna víbora y buitres.

Es una ruta “circular” que sale del final de Escarrilla antes de pasar el túnel en el mismo aparcamiento desde el sale la excursión de “El Saldo” y camino que se comparte bastante rato. Salimos y hace bastante fresco, tenemos unos 6 grados y hay un poco de pereza en el grupo, pero todo es ponerse.

El principio del camino está precioso, totalmente otoñal, diferentes tonalidades en las hojas de los árboles, el suelo lleno de hojas, un verde en las hojas y musgo especialmente intenso. La idea es hacer la excursión llegando hasta punta Calcines, de aquí a Tarmañones y si nos apetecía y había ganas a Punta Cochata.





Sorpresa, en el camino Marta casi se apoya en una víbora, no sabíamos que lo era, le hicimos fotos porque nos pareció muy rara y con la cabeza triangular y nos confirmaron que era una víbora. Todo el camino está muy bien marcado, lo que no sé de qué manera aparecimos ya en la base de Punta Cochata. Aunque Marta y Fede no veían claro lo de subir a este pico, la verdad es que parece infranqueable y que no se va a poder subir o que va a ser muy complicado, pero es muy sencillo y entretenido, tiene algunos pasos que te agarras con las manos pero todo sencillo y enseguida llegas arriba. Las vistas desde arriba impresionantes.

Subiendo a Punta Cochata

Punta Cochata

Vistas desde la cima

Bajando, pensamos en si vamos a ir hacía el pico Tarmañones o nos bajamos por el mismo lado porque igual se nos hacía tarde, pero una vez abajo, decimos: ¡venga que ya que estamos aquí! Está subida es campo a través, no vimos más que un mojón escondido entre la maleza y ya habíamos leído en algunas reseñas que había que subirlo campo a través, así que subimos por donde mejor nos pareció. La subida se hace un poco pesada pero al final llegamos a la cima en menos de lo que pensábamos y por supuesto desde aquí las vistas también son increíbles.

Cima del pico Tarmañones

Vamos a hacer la ruta como habíamos pensado pero al revés, aunque tenemos que desviarnos bastante porque no hay senda y además hay muchos pinchos y el pobre Joyu no puede andar. Improvisamos y al final logramos dar con la senda por la que habíamos subido y con todas las vacas con las que habíamos compartido camino en la subida.

La excursión son unos 900+ subiendo a los dos picos, incluido calcines, quizás un poco más con los subes y bajas pero de manera orientativa unos 900.

Ha sido un día genial, gente con la que compartir la montaña, pero sobretodo risas y muy buenos ratos. Días de los que no deberían faltar nunca. ¡Muchas gracias Marta, Fede y Jose por este día! Y a las montañas por ser lo mejor y darnos tanto.




sábado, 22 de septiembre de 2018

Por tierras de Calamocha: Cresta de los Buitres y Arguilay


Hay personas que aunque tardes en verlas es como si no hubiera pasado el tiempo, no te sientes una extraña o que no sabes de qué hablar, ese es el caso de Juan y su familia Patri y Oier que son un encanto y da gusto conocer a gente como ellos.

Aprovechando que Juan está de profesor por Calamocha y que queremos conocer al pequeño Oier quedamos en Calamocha para hacer alguna excursioncilla y comida campestre. La excursión es la Cresta de los Buitres, aquí podéis ver el track, es una sencilla excursión pero muy entretenida y amena sobretodo para hacerla con pequeños, atraviesa unas formaciones muy curiosas que bien podrían recordar al cañón Colorado (ya sabéis que tengo mucha imaginación) y más cercano me recuerdan a Valpalmas. 





Después de esta andada, nos llevan al merendero de Arquilay en Baguena que es un bonito rincón en el que se puede ver el Aguallueve de Arquilay que es muy curioso.  Cerca también esta Anento pero cómo ya habíamos estado preferimos ver sitios nuevos. 







Descubriendo pequeños rincones cerca de casa y en muy buena compañía, ¿La próxima en La Laguna de Gallocanta?

sábado, 1 de septiembre de 2018

Vadiello: Ruta de las ermitas y Huevo de San Cosme


Vadiello es un enclave mágico, yo lo descubrí cuando era muy joven, con unos 18 años porque veníamos aquí a escalar y dormíamos debajo del túnel que entonces no seguía la carretera, allí sacábamos nuestros sacos, nuestras cuerdas, arneses y algo de comida y bebida y ya teníamos el fin de semana montado. También algún baño en el embalse que ahora está prohibido, entonces no lo recuerdo quizás también, pero no era un lugar tan frecuentando así que te podías permitir  algunas licencias.

Vadiello


La Sierra de Guara guarda muchos lugares realmente curiosos, uno de ellos es Vadiello. Aquí puedes venir simplemente para dar un paseo y contemplar las moles que lo rodean, puedes venir a escalar, a hacer alguna excursión, subir algún pico o a correr (trailrunning que le llaman ahora 😀😀😀)

La excursión que propongo aquí es muy sencilla, la primera vez que la hice llevaba a Ara en la mochila pero he de decir que no llegamos hasta el final. Esta vez me vine sola con Joyu madrugamos bastante porque aquí pega bien el sol. La excursión tiene un desnivel de 390+ en unos 11km y cuesta 1:45 la ida aproximadamente. Llegar a Vadiello es sencillo, desde Huesca cogemos carretera dirección Barbastro y nos desviamos a la izquierda hacía Loporzano y al poco ya empezarán a aparecer carteles señalizando el embalse de Vadiello.

En Vadiello aparcamos en la zona habilitada como aparcamiento y nos dirigimos al túnel, allí cogemos el camino a la derecha y vamos bordeando todo el embalse. Llegamos a un desvió que indica hacia San Cosme. Todo el recorrido está bien señalizado. Este primer tramo es por pista forestal, ns desviamos hacía la Ermita de Santa Cruz, aquí cogemos un sendero y ya vemos a lo lejos las ermitas de San Cosme y San Damián. Pasamos al lado de ella pero no se puede acceder (qué pena porque tengo mucha curiosidad por saber cómo son). Volvemos a la pista forestal e iremos recorriendo en este camino diferentes ermitas: San Miguel, San Urbez, Fuentana San Gregorio y Virgen de Fabana. Una pena porque casi todas están en estado ruinoso a punto de derrumbarse y podría ser una ruta mucho más atractiva con estas ermitas bien conservadas.






Llegamos a un desvío a la izquierda que nos indica Huevo de San Cosme, hay una subida hasta llegar a un bosque que a mi me pareció “fantástico”. No se si porque era primera hora de la mañana y casi no había luz, el silencio y paz que se sentía, me parecía que en cualquier momento podía aparecer un ser fantástico. Y lo que si salió fue un animal, no lo vi bien y eso que paso delante mis narices, una especie de ciervo y Joyu salió detrás ¡qué mal momento! Así que después de esto atravesé el bosque lo más rápido posible porque me daba miedo encontrarme con algún animal salvaje y que Joyu fuera por el) Es lo que tiene ser las  primeras en hacer una excursión, todavía no ha habido suficientes ruidos para alertar a los animales de que los humanos llegamos y esconderse.
Al final de este sendero llegamos a los pies del conocido como Huevo de San Cosme que precisamente desde este lugar no se ve nada bien 


Merece pararse a la ida o a la vuelta en la Ermita de Fuensanta, tiene unas mesitas para sentarse a la sombra que se agradece, además tiene una fuente con agua muy fresquita para que también los peludos puedan refrescarse.




Cuando empezaba a pegar el sol nosotras ya estábamos de vuelta, cosa a tener muy en cuenta cuando vas con animales porque ellos sufren mucho más con las temperaturas y además esta zona no tiene agua excepto en la fuente que os comento. Lo que me llama la atención aunque no quieras madrugar mucho es que con estás temperaturas te pongas a comenzar la excursión a las 12:30 o 13:00 horas con toda la solana, es algo que no entiendo 😕🌞

¿Cuál será la próxima excursión por Vadiello? ¿Quizás el Pico Borón?