jueves, 8 de junio de 2017

Intento Pico Gabardiella

Ya hay ganas de hacer algo de monte, y ¿por qué no un día entre semana? ¿Por qué no hacer que la semana sea diferente haciendo un descanso laboral y hacer algo de montaña?

Hacía tiempo que había visto la excursión al pico de Gabardilella y lo tenía en mente, la vez que vinimos a hacerlo había caza y tuvimos que salir huyendo porque estaba plagada la zona de cazadores.
Este pico se encuentra en Guara pero en la zona no tan conocida de esta sierra y por tanto  menos masificada. Para comenzar la excursión hay que pasar Arguis y seguir carretera dirección Belsue, lo pasamos y casi a la altura de del desvío a Lusera.  En esta reseña viene muy bien explicada la excursión y el punto de partida.

Llegamos no muy pronto la verdad, habían dado nublado incluso lluvias, pero aquí no había ni una nube a la vista. Aparcamos, les damos de beber a la boli y joyu y nos ponemos en marcha. Vamos a muy buen ritmo, igual hasta demasiado deprisa, calienta mucho el sol y nuestros peludos empiezan a pedir agua, seguimos pero vemos que buscan la sombra y jadean demasiado. Aún seguimos un poco más, les damos más agua y nos quedamos prácticamente sin agua. En este momento empezamos a dudar ya de si vamos a poder subir, nos queda un rato para hacer cima  y los perros van ya muy cansados y apenas tenemos agua para ninguno.  Mientras estamos debatiendo el tema de seguir, joyu se tumba y dice que no sube, empieza a rascar en la tierra para hacerse un agujero y meterse dentro. En este momento vemos que es posible que le haya dado un golpe de calor.

Subiendo a Gabardiella, el calor aprieta


Después leyendo historias de golpes de calor en perros, creo que esto sólo fue un aviso porque muchos incluso de marean y caen desmayados y aquí no pasó nada de eso. No es ninguna broma un golpe de calor en un animal y puede llegar a morirse, por eso hay que evitar siempre salir a andar en horas punta y detectar cualquier señal que nos den, ellos nos van a seguir hasta el fin del mundo por eso aunque estén agotados nos seguirán y debemos estar atentos a cualquier señal. Yo debí haberme dado cuenta antes porque Joyu nunca se comporta de esa manera.



Después de este momento bastante crítico, todo quedo en un susto y  pudimos disfrutar del día, eso sí, sin andar, buscamos unas buenas sombra y unas buenas pozas donde se estuvieron bañando y alguna humana también se remojo, jejejejjeeje.




Un día muy intenso y lleno de muchas emociones, Gabardiella queda pendiente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario