domingo, 22 de enero de 2017

Trail de Robres (Huesca)



Nervios, muchos nervios en esta carrera porque no sabía qué tal se me daría. Las carreras por normal general me agobian, corro mucho mejor cuando voy sola con Joyu, por eso nunca se cómo voy a responder en las carreras.

A esta carrera íbamos Ivan, otro compañero de la UDV y yo, pero al final estaba lesionado y me quede sola, dí que nada más llegar ya me encontré alguna cara conocida, que siempre parece que relaja. El día salió nublado y con mucho frío, camino a Robres se pone a chispear: “Lo que me faltaba que llueva”

Llegamos, cojo mi dorsal y parece que ya no llueve y parece que se va a quedar una buena temperatura para correr, hasta me cojo las gafas de sol, hay que ser optimista.

Mucha gente, mucho ambiente, me da tiempo de calentar un poco y me pongo al final de la salida. Creo que fue un error colocarme tan atrás, no porque yo sea una liebre, sino porque había gente bastante más lente y porque cuando comenzaron las cuestas era senda y se empezaron a formar tapones y aunque quisieras subir corriendo no podías y cuando se llaneaba y la gente corría, tres cuartos de lo mismo, sólo se podía correr al ritmo de todo el pelotón y en las bajadas ya un horror, entre los que se lanzaban y los que tenían mucho miedo y ocupaban toda la bajada.



Esto hizo que me entrará el flato en el kilómetro 6 (hacía años que no me entraba) pero el no ir a mi ritmo y estos cambios no me sentaron bien. Aún con todo muy contenta, la termine en 1:01, así que genial.

Al terminar había chocolate, tentempiés, fruta y cervezas para todos los asistentes, no sólo los corredores sino todo el que se había acercado a animar.

La organización genial, el comentador muy bueno, animo a tod@s y no paro de recordar la importancia de tod@s, desde el que llega primero al que llega el último, la carrera la hacen tod@s.


Ambiente, organización y carrera totalmente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario