domingo, 7 de septiembre de 2014

Amboto (Urkiola)


Al día siguiente y para quemar los litros de kalimotxo decidimos tomar un poco de aire sano por la zona de “Urkiola” y subir al Amboto.  Para los que no lo sepáis, al parque natural de Urkiola se le conoce como "la pequeña suiza" y la verdad es que es una zona muy bonita, con muchas rutas para pasear, escalar o simplemente relajarte viendo tanto verde.

El chico del centro de interpretación Toki-Alai muy majo, nos contó las diferentes rutas para subir y también un paseo que hay en los alrededores del Santuario de Urkiola, que no lleva  una hora y es muy agradable.  Tiene mesas para comer y buenas sombras.

 






La subida al Amboto no tiene ningún misterio, excepto una pequeña trepada al final muy sencilla. 



Una pareja que iba detrás y llevaban también un perro de tamaño parecido a Joyu no se atrevieron no nos dijeron que el perro no estaba acostumbrado y no se fiaban, pero Joyu subió sin darse ni cuenta.


Las vistas desde arriba bien merecen este paseo entre prados bien verdes.

La ruta que nosotros escogimos es la que sale desde la zona del Santuario y viene indicada como Urkiolamendi, que sube y baja y atraviesa el colladode Asubnze, la vuelta la hicimos por el otro lado que es pista. Yo creo que es más bonita la ruta por dónde la subimos, también creo que tiene algo más de desnivel porque en realidad subes para luego bajar  y volver luego a subir y el camino que cogimos al volver directamente baja sin subidas y bajadas pero a mi me parece mucho más agradable y con mejores vistas el de la ida o hacerlo tal y como lo hicimos nosotros que en realidad es lo que nos indico el chico del centro de interpretación.




Un fin de semana por Euskadi muy bien aprovechado, concierto y un poco de montaña, todo en uno.


1 comentario:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de ruta o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar