sábado, 16 de agosto de 2014

Otro tres mil para Joyu: Robiñera

Después de pasar un par de días de vida contemplativa y haciendo algún paseillo, recojo a Txon que por fin tiene dos días libres y nos vamos hacía Bielsa. El sábado nos dirigimos a Chisagues, a Petramula para por fin, al tercer intento lograr llegar hasta el final de esta pista (ya dije que hasta agosto no volvía a venir aquí, siempre con nieve o desprendimientos).

Llegamos y había varias tiendas de unos franceses que parecía que tenían un campamento, las vacas inundaban el paisaje y una hasta encorrió al pobre Joyu, que se fue corriendo todo asustado, pobre….


Un chaval que iba sólo y tenía montada una tienda, no paraba de espantarlas y mandarlas fuera de esta zona, no se si no entendía que las vacas al atardecer acuden aquí y que este es su sitio… me empezó a poner un poco nerviosa, pero cuando ya les tiro piedras, no pude evitarlo y le llame la atención. Su reacción fue de lo más violenta y casi pensé que me iba a pegar, que me callará y que yo quién era para decirle lo que tenía qué hacer, desde luego no me callé y le dije que ellas vivían aquí, qué esta era su casa y que él era el forastero y que no tenía porque tirarles piedras que las estaba maltratando, y que además sino se daba cuenta que ellas por mucho que el las espantará iban a volver porque aquí es donde duermen, se fue mascullando algo y al rato volvió, qué le había ofendido que yo le dijera que era un maltratador de animales y que el tenía animales, bueno al final parece que se disculpo y las dejo en paz. No entiendo este tipo de conductas, si vas a monte es porque te gusta el monte, ¿no? Sus animales, su tierra, su hierba, ..

Enseguida empezó a  hacer bastante rasca y nos metimos en nuestra furgohogar a descansar.  El objetivo del domingo era sencillo, Robiñera, un tres mil muy asequible, este pico lo hice hace muchos años con mi amigo Jorge, después de haber subido directamente en el día a Monte Perdido desde Pineta, ese si qué fue un fin de semana activo.

El sendero nace desde la misma explanada dónde se dejan los vehículos y os lo recomiendo es preciosa esta zona, aunque no vayas a hacer nada, sólo por ver este valle con todo su verdor, sus cáscadas y las montañas que se asoman a la vista merece la pena venir.  La primera parte del recorrido es común a los ibones de la Munia, pero nosotros nos desviamos a la derecha y ya se cojé una pedrera que no dejarás hasta la cresta del pico, la verdad que recordaba más pedrera todavía y no se me hozó tan larga como la otra vez.

Qué sorpresa casi en la cima nos encontramos un montón de cabras, bueno Joyu de hecho no llego a la cima- cima porque no me fiaba mucho de el, las cabras, llevarlo atado, la cresta que es ancha, pero a ver un tirón, o una estampida…. Así que se tuvo que esperar unos pocos metros antes.

La subida es una pedrera, pero las vistas desde arriba no tienen precio, Cilindro,Pico y collado Añisclo  Monte Perdido al que ya cuando vas subiendo lo ves, la Munia, los ibones abajo, ¡qué bonito!!!!!!!!  Y todo para nosotros!!!!


De bajada como hemos subido muy bien de tiempo, pensamos que podemos ir a los ibones y tumbarnos por allí, pensábamos que habría mucha gente, porque es una excursión sencilla y la recompensa es increíble pero apenas había cinco personas en toda la zona….menuda siesta que calló aquí, además hacía una brisilla perfecta, esto si que son placeres de la vida.



Muy a nuestro pesar había que bajar porque yo seguía de vacaciones pero Txon tenía que currar al día siguiente así que tranquilamente vamos bajando contemplando todos estos paisajes e intentando ver sendas que enlazan con otras excursiones que quedarán pendientes para otra vez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario