miércoles, 13 de agosto de 2014

Ibon de Ip: recordando décadas

Durante toda la noche no para de llover, me levanto y hace un viento bastante fuerte y esta muy nublado. Dudo de qué hacer, pero al final me decido por subir al ibón de ip, si veo que la cosa se pone más fea me doy media vuelta y al menos Joyu habrá dado un paseo matutino.

Me acerco al punto de comienzo que está nada más pasar el pueblo de Canfranc y aparco, me abrigo y para arriba. La subida está preciosa, la mayoría del camino transcurre por una senda a través´se de bosque, lleno de helechos y de una exuberante vegetación con un verde intenso. Esta es una de esas excursiones qué me gusta más la excursión en sí misma que el final…



En la subida me encuentro a un grupo que supongo va a dormir en el embalse por los mochilones que llevan, los adelanto y sigo a  mi marchica disfrutando del paisaje, de ver a Joyu corretear, de este paseo entre nubes, de recordar cuando hace muchos años veníamos al ibón. Cuando éramos críos y no teníamos vehículo, nuestro único medio de transporte era el canfranero y todas nuestras excursiones giraban en torno a esta zona y a los horarios del canfranero, por eso esta zona quizás es la que mas conozco y la que me trae recuerdos de cuándo no teníamos sacos buenos y dormíamos con toda la ropa puesta para poder sobrellevar las noches gélidas en altura, cuando nos poníamos bolsas de plástico entre el calcetín y la bota para que no nos calará en invierno la nieve, cuando teníamos que recorrer andando  la carretera de Canfranc estación a Canfranc pueblo según las excursiones que quisiéramos hacer, cuando nos quedábamos colgados con alguna avería del tren (bueno eso sigue pasando, jejejejej)


 Alcanzo el final del bosque que llega a una zona que se abre y desde dónde a la lo lejos ya puedes imaginar dónde esta el ibón. Desde este lugar te parece qué queda poco para llegar al ibón pero a mi al menos siempre se me ha hecho largo este recorrido.



Al ser pronto, e ir sola, puedo ver muchos animales que todavía están arrancando el día. Por fin llego al ibón y aquí hace un frío que no veas, así que tengo que ponerme bastante ropa, me encuentro a un chico que ha debido dormir en el refugio nuevo y me pregunta por el tiempo, me asomo al refugio y esta todo hinundado y veo un saco encima de una mesa, no se porque debe ser del chaval y menuda noche ha debido pasar.

La zona es muy bonita,  peña Escarra, Collarada, La Tronquera, pero a  mi en sí el ibón represando no me termina de gustar. Me quedo un rato por los alrededores pero tampoco mucho porque el viento es bastante molesto, así que pronto inicio de nuevo la bajada por el mismo sitio.

A la bajada me encuentro a un pastor que me pregunta por sus ovejas y cabras, las tiene casi en el ibón así que le va  a tocar patear, llego a la furgoneta y como algo pero aquí también pega un viento fuerte que no invita mucho a estar tumbado a la bartola (que era mi idea).  Me acerco de nuevo a la terraza de canfranc para tomar algo allí pero conforme aparco, las nubes lo cubren todo y mojan aunque no es lluvia sino es humedad de las nubes,  no me voy a poder tomar ni una cerveza, ¡austeridad total!



No hay comentarios:

Publicar un comentario