sábado, 26 de julio de 2014

Mano a mano con Joyu por Gabardito

El viernes seguí con mis sesiones de convivencia perruna y por la tarde marche hacía Jaca donde había quedado con Juan y Patri que ya estaban por el pirineo, la idea principal era hacer algo el sábado juntos, pero como ellos venían de estar ya por el monte preferían cambiar de planes y se subían a dormir al Aspe, así que no íbamos a coincidir en la excursión, Al menos compartimos cena y velada.

Por la mañana el sábado me levanto prontito, el calor no lo soporto, así que prefiero madrugar y como es nuestra primera excursión en solitario Joyu y yo, elijo una excursión ya conocida, subir a la gruta de Lecherines.

Aparco enfrente de Canfranc pueblo donde hay una zona para aparcar los vehículos  y a las 8 ya estoy andando, en una hora me planto en la majada de Gabardito, vamos muy bien de tiempo y de calor, por supuesto no me encuentro a nadie más que a algunos animales del bosque.


En la última parte del bosque cuando ya casi habíamos llegado a la explanada dónde se encuentra en refugio de Lecherines bajo, tuvimos un percance bastante importante que no voy a relatar aquí pero que nos hizo salir por patas (literalmente).

Llegamos de nuevo al refugio de Gabardito, sigo sin encontrarme con nadie, y no me apetecía que la excursión fuera tan corta, así que decido subir desde aquí por el barranco de Azaña. Un invierno subí con mi amiga Esther y el mochilón por aquí hasta un refugio que hay más arriba, así que pensé que sería buena idea aunque fuera ir hasta esa zona.

Error…. En invierno no se si alguien habrá hecho esa ruta (que suele ser excursión de raquetas para subir a las Blancas) pero desde luego os puedo asegurar que desde que no hay nieve por hay no ha subido ni cristo. La senda desaparece enseguida, la voy intuyendo por lo que recuerdo de la otra vez,  vegetación muy espesa y me empiezo a llenar de arañazos por todas partes, así que cuando me dí cuenta que esto no me llevaba a ningún sitio, decidí dar media vuelta y tumbarme a contemplar el paisaje un poco antes de llegar de nuevo al refugio de Gabardito,




A lo tonto entre unas cosas y otras, estaba echando la mañana, me quedo aquí un rato relajada, mirando el paisaje y escuchando el silencio.


Me acerco al refugio y ahora si que ya empiezo a ver gente que aparecía por la pista, y mientras bajaba me cruce con más gente que subía, menos mal que este camino tiene muchas zonas sombrías y para épocas de verano es perfecto.

Tomo algo en la furgo, y pongo ahora rumbo para otro lugar, este fin de semana si que me va a cundir si....

No hay comentarios:

Publicar un comentario