domingo, 29 de junio de 2014

Ibón de Catieras por la Ripera

Qué ganas de dormir entre las montañas, alzar la vista y ver su silueta al anochecer….

Y eso es lo que hicimos, pusimos rumbo al merendero de la Ripera en Panticosa que sería nuestro hogar esta noche.

Que gusto sacar la mesa y las sillas  y cenar al aire libre, que por cierto nos duró poco, fue terminar de cenar y empezó a llover, así que corriendo a refugiarnos a la furgoneta. La noche la paso lloviendo, esperábamos que el domingo aguantara, pero si no lo hacía lo que estaba claro que nos íbamos a ir a andar un rato.

Hubo suerte, nos levantamos y no llovía, así que a las 9 ya estábamos andando. Casi hay una hora de pista hasta que se llega al sendero que sale a la izquierda y que nos conducirá hacía el ibon de Catieras.

Una vez aquí se nos abre todo un valle verde que nos dirige hacía el collado de Yenefrito, la verdad que esta todo precioso, además esta nublado que le da un aspecto muy interesante.


Atención porque el refugio de Icona que marcan los mapas y algunas reseñas no existe ya, nosotros nos lo encontramos todo derruido, os lo digo no vaya a ser que contarais con el para dormir…al otro lado del río se ve otro refugio de pastores, pero no sabemos cómo estará.

Un poco más adelante hay que cruzar el río y se pierden la senda, nosotros habíamos visto subir a una pareja delante y nos orientamos por dónde habíamos visto que subían, aunque un poco más adelante ya de nuevo se vuelve a recuperar la senda, pero es posible que justo en este trozo qu se cruza el río te entre la duda de por dónde se va.




Conforme vamos subiendo el cielo se pone más negro e incluso chispea alguna gota,  pero ninguno decimos nada… se levanta aire pero bueno vamos a aguantar un poco más y cuando no nos lo esperábamos de pronto aparece ante nosotros el ibón de Catieras.

Hemos tenido suerte y hemos logrado subir sin que nos llueve, la idea de subir al Pico no nos parece muy tentadora, si hubiera salido un día despejado sería diferentes. Pero esas nubes amenazan tormentas y no nos apetece que nos pille aquí una tormenta.



Un ratico en el ibón y vuelta para abajo. Mientras bajamos vamos pensando en otras excursiones que se pueden realizar desde aquí y que deben tener unas vistas increíbles, así que otro lugar anotado para volver.


No hay comentarios:

Publicar un comentario