domingo, 4 de noviembre de 2012

Ubud: alrededores, Volcanes Batur, y Seraya

De Lovina marchamos a Ubud, como siempre primer objetivo encontrar un lugar donde dormir, aquí nos quedaríamos varios días para hacer exkursiones por los alrededores. Buscamos cerca de la calle principal, que está plagada de comercios y oficinas de turismo (osease sus agencias de viajes), en una callejuela cerca de la oficina de turismo oficial y tuvimos suerte, después de un largo regateo, logramos a un precio muy razonable de 85.000 rupias la habitación para dos con desayuno.
Entrada a nuestro homestay


Una vez instalados, nos fuimos al famoso monkey forest, la verdad que aunque sea muy turístico merece la pena verlo. Es un bosque lleno de monos, dentro hay varios templos y figuras muy curiosas. Eso si, como lleves algo de comida se te echan encima, la huelen que no veas...


En Ubud, si quieres comer barato, o a precio local tienes que salir de la calle principal que comienza en Monkey Forest. Una vez que sales de esa vorágine puedes comer por muy poco precio, muy bueno y grandes cantidades, solo hay que salir de esa calle.

Uno de los días que estuvimos allí, nos fuimos a hacer un poco de senderismo por unos caminos que atravesaban arrozales y pequeñas aldeas. Es increíble como tan cerca de Ubud se pudiera disfrutar de esa tranquilidad, allí mismo había verde, paz, pueblos con sus gentes en su día cotidiano...


Otro día alquilamos un coche para ir hasta Gunung Batur, un volcán muy conocido allí y para el que también organizan tours en el que ves amancer en la cima (ke raro!), nosotros fuimos tranquilamente por la mañana . La zona es muy volcánica, tiene un lago en la base que es dónde la gente suele dormir para abordar al día siguiente el volcán o dónde contratan a los guías.
Volcán Batur
El coche que nos alquilaron, lo más barato que encontramos
Este día hicimos muchos muchos kilómetros  primero porque nos quedamos sin gasolina, luego porque era casi imposible encontrar la carretera de vuelta por dónde nosotros queríamos volver y a la noche era imposible lograr entrar en Ubud. Si, si, mucho cartel de Ubud y luego de pronto ya estabas en otro sitio, preguntabas a la gente y cada uno te decía una cosa, encima sólo hablaban indonesio... ke mal lo pasamos, pero por fin llegamos.

Otro de los días fuimos al volcán Seraya, muy bonito, un paisaje muy verde y tropical, muy diferente al del día anterior. Pasamos por sitios muy curiosos, este día con más miedo porque pasamos delante de varios controles de policía y nosotros no teníamos el permiso de circulación internacional, así que deseando que no nos parasen y disimulando cada vez que pasábamos delante de uno. Suerte que debía ser un día de celebraciones y estaban más para controlar el tráfico que para poner multas. En todo caso, nos contaron que aceptaban sobornos...




También aprovechamos estos días para darnos algún que otro masaje Balines, o ver algún espectáculo de danza, no todo va a ser andar y andar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario